367Edición ImpresaEditorial

Las medidas que propone el PL para enfrentar al Covid 19

La pandemia que está afectando casi todo el planeta, se ha cobrado (hasta el 14/04) 130.000 vidas y ha infectado a más de dos millones de personas. El virus está presente hoy en casi todos los países, impactando fuertemente a Estados Unidos, España e Italia. En Argentina, las víctimas fatales ascienden a 112 y los infectados a 2.561. Pero siendo muy doloroso, las consecuencias de esta pandemia no se limitan sólo a vidas humanas. Sus derivaciones en el terreno económico y social están afectando gravemente las condiciones de vida de las masas y los sectores más humildes.

El gobierno de Alberto Fernández tomó a tiempo y correctamente la medida del aislamiento social, preventivo y obligatorio, resumido en el #QuedateEnCasa, para evitar la propagación del virus. Eso fue el 20 de marzo y hasta el momento duraría hasta el 26 de abril, aunque puede prorrogarse porque se prevé que el pico de la enfermedad llegará para mayo-junio.

La medida perjudica con mayor crudeza a los sectores populares, las capas más vulnerables de la población, los desocupados que subsisten con changas, las que viven de la venta ambulante, los precarizados, etc. Sin embargo, la mayoría de la población ha respondido acatando la medida, y paradojalmente quienes están presionando para que se levante la cuarentena son los grandes empresarios, para quienes sus ganancias, afectadas por la medida, son más importantes que la salud de la población.

El Aislamiento Social es correcto, pero hace falta suspender los pagos de la Deuda Externa y hacer una auditoría de la que es legítima y la que no lo es

Paolo Rocca, de Techint, despidió a 1.450 trabajadores, con acuerdo de la burocracia de la UOCRA, y el presidente, que lo había llamado “miserable”, dijo luego que el tema estaba “superado” y que debían tirar todos “para el mismo lado”. Otro tanto hicieron los burócratas del SMATA, al acordar suspensiones de trabajadores con la automotriz Renault, a quienes se les pagará el 60% de sus salarios. Y los de la UOM y Petroleros privados.

En eso se equivoca y muy fiero el gobierno nacional, que sigue insistiendo con su consigna “es con todos” (ver Notas Políticas). Está claro que no lo es, porque los monopolios formadores de precios se han hecho la fiesta antes y después del aislamiento, con exorbitantes aumentos en los alimentos y desabasteciendo el mercado de productos necesarios como el alcohol, como Farmacity, empresa a la que ni siquiera le hicieron un acta de infracción ni multa. El PL plantea que empresa que especula o desabastece o aumenta por encima de los precios cuidados, debe ser intervenida por el Estado y puesta a producir para beneficio del pueblo, con mantenimiento de las fuentes laborales.

Es momento que el gobierno vaya “al hueso” del problema y no se contente con el impuesto a las grandes fortunas. Esta sería una buena medida pero no será la solución a los males de la Argentina, que ya eran graves antes, luego de los cuatro años del virus del gobierno neoliberal de Mauricio Macri, con el brutal endeudamiento en que sumió al país. En medio de la pandemia, ese tributo, si se aprobara, será sólo un respiro para las arcas del Estado que hoy tiene que invertir recursos en la salud pública y atender las necesidades de los más vulnerables, como el Ingreso Familiar de Emergencia, el refuerzo del monto asignado a la Tarjeta Alimentar, entre otras buenas medidas, que sin embargo son insuficientes.

El principal problema de la Argentina es la enorme Deuda Externa impagable y fraudulenta, que hoy ha pasado a un segundo plano por la pandemia. El PL insiste en que debe decretarse la suspensión de los pagos y la implementación de una auditoría que determine la legitimidad o ilegitimidad de la misma, tal como lo plantea la Autoconvocatoria por la Suspensión del Pago de la Deuda Pública Argentina, de la que el PL forma parte (ver aparte).

La pandemia ha puesto en claro que en el mundo los gobiernos no han enfrentado de la misma manera la situación generada por el virus. China no sólo superó lo más difícil, con medidas drásticas como cuarentena estricta y construcción de hospitales para la atención de los pacientes; sino que ha logrado detener casi por completo el contagio. Y lo más importante: hoy tiene una actitud solidaria con países que la están pasando muy mal, como Italia, adonde envía personal médico e insumos. El miércoles 15 de abril partió de Ezeiza un avión de Aerolíneas Argentinas, para Shanghai, a buscar 1.500 respiradores y otros elementos sanitarios, que se suman a otros envíos que había realizado la República Popular China a nuestro país. Cuba también mandó personal médico para ayudar a enfrentar la pandemia, continuando con su tradición humanitaria en materia sanitaria. Venezuela, tan vilipendiada por el imperialismo yanqui y el Grupo (Cartel) de Lima, hoy es uno de los países de Sudamérica con menor cantidad de casos, mientras que en Brasil el fascista Bolsonaro se ríe de la pandemia, mientras aumentan los contagios y muertes de brasileños por el virus.

La propuesta del PL de que el gobierno de AF resolviera la salida del Cartel de Lima, era correcta, y hoy se ve más claro que nunca.

En el mundo tampoco “es con todos”. El PL se ubica junto a China, Cuba, Venezuela, Irán, Rusia y todos los países que priorizan la salud y el bienestar de sus pueblos. Y muy lejos de los EEUU y su impresentable presidente Donald Trump, que se burlaba de la “gripe china” como llamaba el ignorante al coronavirus, y hoy es el país con mayor cantidad de personas contagiadas y de muertos.

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.