368Liberación - Órgano de Prensa

Massa, el mejor socio de la derecha

El PL fue muy crítico de incluir a Sergio Massa en el Frente de Todos. Y no fue un aliado circunstancial sino que se quedó con la presidencia de la Cámara de Diputados para él, la presidencia de la empresa de Agua (AySA) para su mujer, y ministerios importantes como el de Obras Públicas, Transporte, Desarrollo Social y Cancillería para sus aliados Gabriel Katopodis, Mario Meoni, Daniel Arroyo y Felipe Solá, respectivamente.

Massa por lo menos fue franco, porque no disolvió su “Frente Renovador” en el Frente de Todos sino que aclaró que se sumaba a una “coalición”. O sea, mantenía su autonomía y organización propia.

Desde su sumatoria a tal alianza, Alberto Fernández ha dicho en tres reportajes sucesivos a diferentes medios que “Sergio Massa es el que mejor se preparó para ser presidente, es joven y tendrá su oportunidad”. Si eso no es bendecir una futura candidatura presidencial, ¿qué es? Lo afirmó en julio y diciembre de 2019 y reiteró en mayo de 2020.

Massa viene siendo el ala derecha del gobierno.

Frente a la reciente propuesta de pagar la deuda externa, que de todos modos no satisfizo a los fondos de acreedores, éstos lo fueron a ver para que interceda por ellos. De momento dijo que no lo haría, pero va a tratar de que el ministro Guzmán afloje un poco más de plata para esos acreedores. Eso es acorde con su condición del “mejor amigo de la embajada de EE UU” en Argentina, que le viene desde sus visitas al lugar años atrás, cuando fue escrachado por los WikiLeaks y ArgenLeaks. Es coherente con su apoyo a Mauricio Macri a quien acompañó al Foro de Davos. Avaló que los fondos buitres en 2015 estafaran a la Argentina en más de 9.300 millones de dólares.

Frente a la reacción de la derecha contra los jueces que habían autorizado prisiones domiciliarias ante la pandemia, Massa amenazó hace unos días a esos magistrados: “los jueces que otorguen libertades serán objeto de juicios políticos”. Así se volvió a juntar con la derecha y Clarín, que agitaban esa campaña en base a mentiras.

Ante el proyecto de impuesto extraordinario a las riquezas, como titular de Diputados no movió ni un dedo para tratarlo. La cámara hizo su primera sesión el 13 de mayo. Massa tiene acuerdos con Mario Negri y demás bancadas opositoras, además de los derechosos que hay dentro del FdT, porque ese punto no apareció en el temario.

Massa y Solá tienen una posición contraria a Venezuela y son favorables a que Argentina permanezca en el Cartel de Lima armado por Trump en la OEA. En el tema Venezuela y Maduro ambos corren por derecha al presidente Fernández. Han hecho declaraciones favorables al “presidente encargado” Juan Guaidó.

El jefe de Gobierno de la CABA, el macrista Horacio Rodríguez Larreta es el responsable principal de la falta de agua potable y otros servicios esenciales en la Villa 31 (Padre Carlos Mugica) de Retiro y la villa 1-11-14 (Padre Rodolfo Ricciardelli) de Flores. Pero eso no quita responsabilidad criminal al massismo, por la inoperancia de Malena Galmarini (AySA) y Katopodis (Ministerio de Obras Públicas), que fueron cómplices de que las villas y barrios vulnerables de la ciudad fueran convertidas en centros de contagio del coronavirus. ¡Ni agua tienen para lavarse las manos!

El massista Katopodis no ha impulsado obras necesarias tampoco en el resto del país, descontando que tenga restricciones presupuestarias derivadas de los ajustes presupuestarios antes de la pandemia, cuando se venía cumpliendo con las recomendaciones de ajuste reclamadas por el FMI. También es verdad que muchas grandes empresas privadas, que habitualmente ganan las licitaciones de la obra pública, no tienen casi acceso al crédito de bancos por denuncias de sus coimas, desde tiempos de la causa de las fotocopias de los Cuadernos. Como sea, cero obra pública por parte del exintendente de San Martín.

Massa mantiene aceitadas relaciones Roberto Lavagna y la derecha del peronismo, como Juan Schiaretti; también con personajes como Gerardo Morales – en su momento fue su aliado y representante en Jujuy – y Gustavo Sáenz, el gobernador de Salta. Otro hombre suyo es el archirreaccionario Mariano Arcioni, el gobernador de Chubut, hombre de las mineras y verdugo de los docentes y de los estatales.

El exintendente de Tigre también fue el mejor representante del Manhattan Institute en Argentina, el “think tank” yanqui de la mano dura, para el que los chicos “limpia vidrios” eran “terroristas”.

Massa es un aliado del imperialismo y los monopolios. Un enemigo del pueblo. Causa vergüenza ajena que muchos peronistas lo consideren un buen aliado o a lo sumo un “mal menor”, necesario. Es un sapo que nunca tragamos ni vamos a tragar.

Etiquetas
Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.